jueves, 28 de noviembre de 2013

DE TERTULIA ENTRE AMIGOS: RUBÉN LARREA PERÁLVAREZ.

Antes de comenzar la entrada de esta semana, comentaros que tras ella, nos pondremos manos a la obra con objeto de preparar nuestra felicitación de Navidad para todos vosotros; así que como nos llevará algo de tiempo y queremos poner todo nuestro cariño y buen hacer en ella, volveremos si Dios quiere para ofrecérosla una vez pasada la festividad de la Inmaculada, motivo por el cuál, el próximo fin de semana no editaremos nuestra publicación semanal.


Ahora ya, y para que nos vayáis conociendo un poquito más, continuamos con esta sección en la que, a través de un cuestionario, os vamos mostrando nuestros sentimientos, devociones y preferencias en lo que a la Semana Santa se refiere. En esta ocasión, mientras suena la marcha “Mater Mea”, charlaremos con alguien que, además de buen cofrade y excelente persona, pregonó la Semana Santa de nuestra Tertulia en el año 2.012, Rubén Larrea Perálvarez.




Nombre.
Rubén Larrea Perálvarez

¿A qué Hermandades perteneces?

A la Hermandad de San Joaquín y de la Virgen de los Dolores (Zaragoza)


 Virgen de los Dolores (Zaragoza).



Rubén vistiendo la túnica de su Hermandad.


Una razón o más por las que eres cofrade. 
En realidad son muchas razones y a la vez ninguna. No es una razón en concreto. Es una forma de vida.

Un rincón especial para ti en Semana Santa.

Las calles estrechas que rodean la Catedral de La Seo: Dormer, Cisne, Cuellar, Pabostría, Arco del Deán… Me parece la zona en la que más contacto hay entre la procesión y los fieles.


Catedral de La Seo (Zaragoza).


A la hora de ver Cofradías, ¿prefieres quedarte en un sitio fijo a esperarlas o por el contrario te gusta ir a buscarlas?
Ir a buscarlas, desde luego. Siempre en compañía de buenos amigos, buscando el momento favorito de cada uno de ellos para compartirlos un año más.

¿Qué no te perderías?

La salida de la Borriquita en la soleada mañana del Domingo de Ramos. Ver la Hermandad de Jesús de la Humildad en algún momento de su Domingo de Ramos, no exclusivamente la salida o la llegada de los pasos al Templo, sino en todo su recorrido, descubriendo algo nuevo cada año. Siempre que puedo, la Cofradía del Silencio en cualquier parte de su recorrido, especialmente caminar junto a la agrupación de capilla que desde hace pocos años acompaña a Jesús de la Agonía. El Santo Entierro, el Vía Crucis escultural más grande del mundo. Una maravilla desconocida en España.


 La Entrada en Jerusalén (Zaragoza).


¿Con la salida de qué Cofradía te quedas?
Con la Cofradía del Silencio en su iglesia de San Pablo por su dificultad y la colaboración de los hermanos, los feligreses de la parroquia e incluso el propio público, una salida cálida y emocionante.

¿Y con qué entrada?

Con la de la Hermandad de Jesús de la Humildad. Además de las bandas invitadas, hay que destacar la labor de la Sección de Tambores (cada año mayor) rindiendo honores a sus pasos con una marcha característica, perfectamente ensayada.


                          Jesús de la Humildad (Zaragoza).                          


No entiendes la Semana Santa sin…

Mi familia y mis amigos, mi gente, y sobre todo mi buena Beatriz que desde hace cuatro años compartimos también esta forma de vida.


 Rubén con su familia.



Con Bea, su novia.


Qué te consideras más ¿Cristífero o Mariano?
Más mariano por la Hermandad a la que pertenezco, pero muy devoto de varios Cristos (de Zaragoza y otras ciudades).

Además de las Imágenes devocionales de tu Hermandad, ¿qué otras advocaciones te gustan de una forma especial?

El Cristo de la Agonía y la Virgen Blanca de la Cofradía del Silencio de Zaragoza; los titulares de la Hermandad del Silencio de Sevilla. Me llama mucho la atención la importancia de las procesiones de gloria en el sur, lo cual me parece digno de admirar e imitar.


 Cristo de la Agonía (Zaragoza).



 Virgen Blanca (Zaragoza).



 Jesús Nazareno de la Hermandad del Silencio (Sevilla).



 María Santísima de la Concepción de la Hermandad del Silencio (Sevilla).



Procesión de Gloria (Sevilla).


Prefieres las Procesiones, ¿de día o de noche?

En general, de noche, pero hay hermandades que solamente se entienden en su horario habitual, sea el día o la noche.


Procesión de noche en Zaragoza.


Si tuvieses que asistir a una Semana Santa que no fuese la de Sevilla ni la de Zaragoza, ¿dónde irías?

Zamora, sin lugar a dudas. Me llama muchísimo la atención la procesión de las Capas Partas y su espectacular miserere.


Paso de la Semana Santa de Zamora en la JMJ de 2.011.


Tanto las Procesiones como las propias Cofradías, aun manteniendo la misma esencia, han ido evolucionando a lo largo de los siglos, ¿cómo te imaginas la Semana Santa dentro de… doscientos años?
Es muy difícil. Más que imaginármela, prefiero decir cómo me gustaría que fuese: más profunda, más sincera, con mayor fondo.

Un aroma de la Semana Santa que te guste.

El incienso de las hermandades de Silencio.


Incienso.


Y si hablamos de olor, no nos vamos a quedar sin el sabor, así que… ¿qué te gusta comer en Semana Santa y dónde?
Fundamental el tapeo en el mediodía de Jueves Santo y el chocolate con churros de la madrugada del Viernes Santo.

Y ya para terminar, y puesto que estamos entre tertulianos, ¿qué es lo que más te gusta de nuestra Tertulia?

Que a pesar de la pluralidad de ideas, gustos, formas de entender la Semana Santa… todos sus componentes tienen, de verdad, todo lo que para mí debería reunir la Semana Santa de dentro de 200 años: Fe, devoción y espiritualidad, más allá de advocaciones o colores. Son grandísimas personas con las que compartir esta bendita locura.


Rubén con otros jóvenes de la Tertulia.

jueves, 21 de noviembre de 2013

LA CAPILLA DE LOS MARINEROS. Pepe Lasala.

Hoy en nuestra Tertulia, vamos a acercarnos hasta el barrio de Triana en Sevilla, y concretamente hasta la calle Pureza, para llegar a la Capilla de los Marineros, donde tiene su casa la Hermandad de la Esperanza de Triana. 




Como podéis comprobar, se trata de un lugar muy acogedor. Su blanca fachada, guarda en la memoria las diversas etapas por las que el Templo ha pasado, pues aunque comenzó perteneciendo a la Iglesia Católica, también sirvió de culto a la Anglicana, pasando a transformarse en teatro, cine, o incluso almacén de carbón, hasta llegar a ser lo que a día de hoy es, la Capilla de los Marineros.

En su interior nos encontramos con diversas Imágenes, a cuál más popular y venerada entre los devotos. En primer lugar, el Santísimo Cristo de las Tres Caídas y Nuestra Señora de la Esperanza, quienes salen en Procesión acompañados por sus cofrades durante la famosa “Madrugá” (madrugada del Viernes Santo), hacia la Santa Iglesia Catedral. Fijaros en las miradas, en la expresión de sus rostros, en la Esperanza que le transmite la Madre al Hijo cuando éste cae por tercera vez. Continuamos con nuestra visita por la capilla y nos situamos frente a San Juan Evangelista, Patrón de la Juventud Cofrade y transmisor a lo largo de los siglos de la Historia más bonita que ha podido acontecer. Y ahora nos acercamos hacia  el Cristo de la Humildad y Paciencia, conocido cariñosamente por todos como “El Miarma”, según cuenta la leyenda, por la forma en la que se dirigía a Él una devota para pedirle favores.


Antes de seguir paseando por esta bonita Capilla, quiero comentaros que, como las fotos tienen algo más de dos años, no se aprecia el nuevo retablo realizado para el Santísimo Cristo de las Tres Caídas, toda una joya repleta de arte y belleza; pero mirándolo bien, así tenéis una excusa para acercaros por aquí. ¿No os parece?




Pero si hay un día especial en la Capilla de los Marineros, ese es el Jueves Santo. Desde bien temprano, cofrades, fieles y visitantes, se dan cita en el Templo para ver al Santísimo Cristo de las Tres Caídas y a Nuestra Señora de la Esperanza subidos sobre sus Pasos. No cabe ni un alfiler, y el ambiente se percibe ya en la calle. Reencuentros, besos, abrazos, sonrisas, lágrimas y apretones de manos, fluyen por la Capilla y alrededores de forma continuada; y es que, aunque algún anuncio de turrones pregone cada Diciembre que a casa se vuelve por Navidad, el trianero lo hace cuando los naranjos dan su flor… en Semana Santa. Venid conmigo y lo comprobaréis.