jueves, 23 de marzo de 2017

PREGÓN Y ACTO DE CARIDAD TERTULIA CRUZ ARBÓREA 2017

Fotos: Enrique Aisa y Pepe Lasala

Un año más, los cofrades de esta Tertulia junto con amigos y simpatizantes hemos disfrutado de una jornada de convivencia en el que ha sido ya el "VII PREGÓN DE SEMANA SANTA TERTULIA COFRADE CRUZ ARBÓREA ", el cual transcurrió junto a la "Tapa Solidaria" y "El Mercadillo Cofrade" en las instalaciones del "Grupo Aragonés el Pilar", a quienes queremos agradecer una vez más el buen hacer y el cariño que siempre muestran hacia nosotros. La finalidad del evento, como cada año, no fue otra que la de ayudar un poquito a quienes nos necesitan.



Tras recibir a los invitados se procedió al rezo de una Oración, así como a la posterior presentación del pregonero.



Posteriormente, y a cargo del Pregonero designado por nuestra Tertulia D. José Luis Pardo Barcelona, cofrade de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro, se produjo una explosión de sentimientos cofrades que llenó el corazón a todos los presentes.




A continuación plasmamos algunos párrafos de su Pregón.

Buenas tardes familia, hermanos, amigos y cofrades.
¿Qué voy a decir de mi mujer? Que llevamos juntos desde aquel frío diciembre del 84. Tantos años juntos, compartiendo tantos momentos y tantas primaveras como Semana Santas. Qué decir de aquella joven de quince años, que en el día que la conocí, tuvo que soportar el gran rollo que le conté, de mis dos grandes pasiones, el judo y la Semana Santa.




Hoy, a 21 días del Pregón Oficial de nuestra Semana Santa, a 27 días de celebrar el 400 aniversario del Santo Entierro de Zaragoza, y a 28 días de que el presente pregonero de nuestra querida Tertulia cumpla medio siglo de vida, aquí estoy conservando la misma ilusión de aquél joven cofrade.

Mi primer contacto con la Semana Santa, aunque muchos de vosotros lo desconocéis, se remonta a mi niñez. Con 7 años, mis padres compraron una casa de recreo en la Puebla de Híjar, cada año cuando llegaba la Semana Santa, el entusiasta que tenéis ante vosotros, era la persona que menos interés e ilusión mostraba en esos días de sonidos y estruendo, dado que me atemorizaban. Tras la muerte de mi querido abuelo José y al ser él quien más disfrutaba de dicha casa, dejó tal vacío que mis padres decidieron venderla.




 La siguiente Semana Santa, nos plantamos en Andalucía para conocer algo totalmente diferente.




Y fue el siguiente año, 1981, cuando por fin descubrí la Semana Santa de nuestra querida ciudad, cuando tras ver pasar al Señor de la Cama, una vez finalizado el Santo Entierro, sentí que quería ser partícipe de ello.

La decisión estaba tomada, por ser alumno de La Salle y muchos de mis amigos formar parte de esta Cofradía, no podría ser de otra manera que yo comenzase mi trayectoria como cofrade en La Eucaristía. Y desde aquél lejano 1981 hasta hoy 2017, ¿Qué os voy a contar, y sobre todo a muchos de vosotros que hemos compartido tantos momentos, el significado que esto tiene para mí?




 Y tantos sentimientos y emociones vividas, en procesiones, Domingos de Ramos, Jueves Santos, Viernes Santos e incluso siendo Cofrade de acera; acera, de la cual me rescató una carta a los Reyes de Magos de mi hijo, “Queridos Reyes Magos, quiero ser cofrade, de La Piedad”.




En esta etapa hay un cambio significativo, puesto que mi nueva andadura como cofrade va siempre de la mano de mi hijo. En ella he descubierto una faceta del cofrade que deberíamos explotar más, la caridad.

En estos tiempos que vivimos, en el que al tradicional lo tachan de revolucionario, al patriota de extremo y en el que las tradiciones de nuestros abuelos son sinónimo de actos casposos y antiguos, siento pena de que buena parte de nuestros jóvenes no tengan la oportunidad de acercarse a algo tan bonito, rico y variado, como es nuestra Semana Santa, ya que, si vivir es sentir, nosotros, los cofrades, vivimos y sentimos más.

Me considero defensor de todas las Semana Santas, admirador de la de Sevilla y Málaga, y cómo no, acérrimo a la de Zaragoza, la nuestra. 




Como la mayoría de los presentes, tengo muchos momentos álgidos durante estos siete días, en los que seguro que coincidiré con muchos de vosotros...

Pero me voy a limitar a comenzar en la tarde noche del Martes Santo con el acto de entrega de los hermanos del refugio del Cristo de los Transeúntes a la cofradía de la Piedad, para que unas horas después se produzca el encuentro de éste y su madre, en su casa, San Cayetano. 




Me encanta la mañana del Jueves Santo, mañana larga de procesiones vermús y abrazos.

Respecto a la tarde, es una tarde de nervios marcada por la mesa petitoria y la guardia, es la última guardia, y el momento de vela, se va convirtiendo en un momento de soledad e intimidad previo a un acto tan solemne y emocionante como es el de preparar a Madre e Hijo en el interior de la iglesia, para su posterior salida procesional a las 00:00 horas. 




Y llega el momento, mismo escenario, me incorporo con mi hijo a la formación, una luna llena de primavera más y un Jueves Santo más, tan igual y tan distinto como el anterior.

Con el capirote bien puesto y la cara cubierta, doy gracias de poder sumar un año más, y desde los ojos de mi capirote contemplo, lo que a mí me gusta llamar “Las edades del Cofrade”.




Llegado el Viernes Santo, con la luz del medio día, las siete palabras se proclaman por las calles de Zaragoza y muerto Jesús en la cruz, nuestra ciudad se prepara para su Santo Entierro.

Santo Entierro al cual tengo un cariño especial, pues mi decisión de ser cofrade nació al finalizar esta antiquísima procesión. Personalmente no concibo ser cofrade y no acompañar a mis titulares en el Santo Entierro, acto que representa una seña de identidad respecto de las demás Semana Santas de España. Al cabo de la procesión soy de aquellos rezagados que aprovechan de la oportunidad de poder ver recogerse al Señor de la Cama, al cual tanto admiro y tanta fe le profeso. 




Quiero finalizar volviendo a aquellos 5 minutos mágicos antes de las 00:00 horas del Viernes Santo. Os propongo una reflexión para esta presente Semana Santa. Con el capirote bien puesto y la cara cubierta, observo como antes he denominado, “Las edades del Cofrade”. Veo al pequeño de bonete, en el cual podéis veros reflejados hace muchos años, cuya única preocupación es tratar de terminar la procesión. Veo al cofrade adolescente, pendiente de si lleva bien el hábito o su primer capirote, si sigue su fila adecuadamente. Veo a mis contemporáneos, pendientes de sus hijos a los cuales han visto crecer un año más. Y por último veo a aquel señor mayor, que aunque con dificultades es incondicional a su cita anual, y cuya preocupación es tratar de terminar al igual que aquel joven bonete la procesión, aquel señor mayor, al que todos aspiramos a llegar sintiendo y viviendo como la primera vez la Semana Santa que nos vio crecer.




Y tras este emocionante Pregón con el que José Luis Pardo nos hizo vibrar, pasamos a presentar el cartel de nuestra Tertulia para la Semana Santa de 2017; una fotografía del Cristo de la Fundación realizada en Sevilla durante la tarde del Jueves Santo.  Dicho cartel fue entregado al Pregonero, así como al "Grupo Aragonés El Pilar" en agradecimiento por cedernos sus instalaciones.




También hubo alguna sorpresa, como la dedicatoria de una Jota por parte de D. Carmelo Langa componente del Grupo Aragonés el Pilar, a la Hermandad de la Sangre de Cristo con motivo de la celebración del 400 Aniversario de la Procesión del Santo Entierro. Jota que además de ser cantada, fue entregada en un escrito a D. Luis Segura, miembro de Junta de dicha Hermandad y querido tertuliano nuestro.




Por último, pasamos a disfrutar de un buen rato de convivencia celebrando nuestra "Tapa Solidaria" cuyos beneficios junto con los del "Mercadillo Cofrade" irán destinados al Centro de día y consigna "San Blas" de Zaragoza.

Desde esta Tertulia queremos agradeceros a todos vuestra colaboración, así como los alimentos depositados para la Parroquia de San Pablo de Zaragoza y por supuesto... vuestro cariño y compañía.