DESDE ESTA TERTULIA COFRADE QUEREMOS MOSTRAR NUESTRO MAS SENTIDO PESAME POR EL FALLECIMIENTO DE DÑA. CAYETANA FITZ-JAMES STUART -DUQUESA DE ALBA-. ROGAMOS UNA ORACION POR ELLA. DESCANSE EN PAZ.

jueves, 20 de noviembre de 2014

EL BARRIO DE SAN PABLO Y SU HERMANDAD. Pepe Lasala.

           Muchas de las cofradías que acuden en procesión a la Catedral de Sevilla durante la Semana Santa, lo hacen desde zonas alejadas del centro de la ciudad en las que tienen ubicados sus Templos; así, desde lugares como “el Tardón”, “el Cerro del Águila” o “el Tiro de Línea” por citar algunos, los fieles, ya sea revestidos con la túnica nazarena o de paisano junto al cortejo, realizan largos recorridos donde la Fe vence con poderío al cansancio.


          Este es el caso del barrio de San Pablo, conocido popularmente como “El Polígono de San Pablo”, en el que cada Lunes Santo desde la Parroquia de San Ignacio de Loyola,  su Hermandad se dirige  en Estación de Penitencia con gran fervor y una explosión de belleza que llena los corazones, hacia la Santa Iglesia  Catedral. Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado y Nuestra Señora del Rosario Doloroso, serán los protagonistas.


 

jueves, 13 de noviembre de 2014

TERTULIANOS POR EL MUNDO: SANTANDER. Pepe Lasala.


Hoy en nuestra Tertulia, vamos a emprender un viaje hacia el Norte de España. Iremos a un lugar donde la belleza queda perfectamente reflejada al pasear por sus calles. Conoceremos su Catedral, su gastronomía, su playa, su entorno y, por supuesto, un poquito de su Semana Santa. Por tanto, ya sabéis lo que toca, preparar rápidamente la maleta porque nos vamos a… SANTANDER.




Comenzaremos dando un buen paseo por el casco urbano para conocer LA CIUDAD, ya que el tiempo acompaña y el sol ha amanecido para reflejarse en el espejo del mar Cantábrico. Como podéis observar, se trata de una ciudad moderna y muy bien cuidada, donde la armonía se combina con la belleza para dar como resultado una estética perfecta. Fijaros en las fachadas de los edificios, en los monumentos, en las farolas, en los jardines…, esta todo perfectamente medido para provocar el disfrute de nuestros cinco sentidos.




Llevamos ya un ratito caminando, y en este preciso instante llegamos a una calle desde la que se aprecia un campanario, pero no sabemos de qué se trata; así que, como buenos turistas que somos, vamos a consultar el plano; efectivamente, lo que imaginábamos, es LA CATEDRAL de Nuestra Señora de la Asunción.




Parece ser, según nuestra guía de bolsillo, que este Templo consta de dos partes: la  baja y la alta, así que vamos primero a la planta inferior.

La “Iglesia Baja”, se conoce también como “Parroquia del Cristo”. Al entrar en ella, nos envuelve algo muy agradable, y es que el ambiente goza de un recogimiento especial. La iluminación, el Canto Gregoriano que se escucha de fondo y el Cristo que preside el Altar, nos invitan a arrodillarnos para disfrutar de un momento de Oración. Antes de salir, observamos las reliquias de los cráneos de los Santos Mártires Emeterio y Celedonio, patronos de la Diócesis y de la ciudad de Santander, así como una Piedad que aquí reflejamos en honor a unos buenos amigos y tertulianos.




Subimos ahora a la “Iglesia Alta”, y lo primero que visitamos es el claustro, un lugar que nos dirigirá a tiempos de Abadía.  Nos introduciremos después en las naves catedralicias, donde merece la pena guardar silencio y disfrutar viendo las capillas, así que vamos a ir pasando poquito a poco.




Llegamos ahora a un momento de los que más nos gustan en la Tertulia, LA SEMANA SANTA, pues como bien sabéis es nuestro tema principal. Evidentemente, no podemos presenciar las procesiones de Santander, ya que nosotros participamos en las de Sevilla unos, y en las de Zaragoza otros, pero sí que nos acercaremos a algunas de las Hermandades santanderinas. Visitaremos, entre otras, la Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de los Dolores Gloriosos de la Santísima Virgen María y San Andrés Apóstol; Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Ntra. Señora de la Esperanza y San Juan Apóstol; Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Sagrado Descendimiento del Señor y San Felipe Apóstol; Hermandad del Santo Cristo de la Agonía y de la Virgen Dolorosa; y la Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Amor del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María. Según nos cuentan, doce son las Cofradías que representan la Pasión de Cristo por las calles de la ciudad, siendo numerosos los actos que tienen lugar desde el Viernes de Dolores cuando tiene lugar la Bendición de Pasos y el Pregón, hasta el Domingo de Pascua, donde todas las Cofradías Penitenciales participan en la celebración de la Resurrección del Señor.




El día continúa espléndido y hace algo de calorcito, aunque por aquí no aprieta tanto como en el Sur. Además, como este lugar tiene de todo, si os parece, nos vamos a relajar un poquito en LA PLAYA DEL SARDINERO, una playa teñida en blanco y azul ubicada en la propia ciudad. Merece la pena dar una vuelta por el paseo marítimo y tomar algo fresquito en un velador frente al Casino. ¿Os animáis?




Tras un poquito de sol y playa, vamos a acercarnos al PALACIO DE LA MAGDALENA, ya que se trata del edificio más emblemático de Santander. Múltiples han sido los usos a los que se ha destinado, desde residencia de verano de los Reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia, pasando por hospital, sede de la Universidad Internacional de verano o residencia provisional para los damnificados en el incendio de 1.941. En la actualidad, este Palacio es sede de congresos, y durante el verano sirve como centro de actividades a la Universidad Internacional Menéndez Pelayo. Si queréis, podemos dar un paseo por sus alrededores, merece mucho la pena.




Parece que después de tanto “turistear” llevamos el estómago algo vacío, así que vamos a hablar un poquito de la GASTRONOMIA del lugar. Comer en Santander, es realmente quedarse satisfecho. El tapeo es una maravilla, y la variedad de productos típicos infinita, por tanto, si hay que destacar algunos de los ricos manjares de la tierra nos quedaremos con el cocido montañés, las anchoas, el bonito, la quesada y, como no, los sobaos pasiegos.




Pero… ¿no os apetece probar algo? Venga, vámonos a tapear que ya va siendo hora de “meterse algo en el cuerpo”, y además Santander está lleno de tabernas dignas de visitar.




Bueno, pues parece que la jornada ha dado de sí y las tapas también. Estamos ya algo cansados y necesitamos sentarnos. Antes de irnos a dormir, y para conocer un poquito SANTANDER DE NOCHE, tomaremos un cafelillo con helado incluido, que aquí los hacen muy ricos, y disfrutaremos de la belleza y la magia que nos ofrece la noche santanderina. 

Un beso de buenas noches y… ¡hasta la próxima!