viernes, 10 de junio de 2011

SENTIMIENTO Y TRABAJADERA: LOS COSTALEROS DE NUESTRA TERTULIA. PARTE (III). Omar Millastre.


Mucho es el tiempo que se espera hasta que llega el día,  ese día en el que los sueños se hace realidad. Ahora os voy a contar mi sueño hecho realidad.

Primero os empezare diciendo cuál fue el motivo que me impulsó a meterme debajo del Paso. Hace ya 3 años, pero lo recuerdo como si hubiera sido ayer. Años anteriores había visto esa cofradía en la calle y  cada día sentía más. Uno de esos años, haciendo fotos, me encontré con mi abuela y demás familia en la Cuesta de la Trinidad, y al acercarme a ellos vi que estaban destrozados como si algo les hubiera pasado,  me giré y ahí estaba el Señor sobre su Paso, entre costero y costero, entre izquierdo y racheao. En ese momento, me di cuenta de verdad qué era aquello tan fuerte que  sentía dentro de mí. He de decir que me presente a la igualá dos añitos antes de salir; Sí, un poco bestia. Era un sueño, no paré hasta conseguirlo y al final  entré en la cuadrilla.



Omar delante del Señor de la Humildad de Zaragoza junto al Pregonero de la Juventud Antonio Olmo.



Si tienes un sueño, trabaja día a día y no pares hasta conseguirlo, al final se cumple. En los primeros ensayos estaba muy nervioso, algo por dentro despertaba en mi un sentimiento muy grande, difícil de describir.  Ese mismo año entró un amigo al que quiero mucho, para mí es como un hermano. El compartir ese sentimiento con él fue algo que nunca olvidaré. La primera levantá, esa chicotá siempre sin perder el sentido y el sentimiento. Siempre pensando en lo que se lleva encima porque, aunque sea un ensayo y no esté la Imagen,  la llevo en mi corazón. Los ensayos eran magníficos, la cuadrilla impresionante, se respiraba pasión, sentimiento,  alegría pero a la vez tristeza. Todos nos apoyamos como si fuésemos una gran familia, y se nota en cada ensayo cuando arrimas el hombro al que va a tu lado para intentar que coja menos peso. Son cosas que marcan, el ánimo que nos damos debajo del paso, el abrazo que te das cuando el paso está arriado. La cuadrilla me recibió como uno más y me he ganado muy buenos amigos. Personas a las cuáles llamo todos los días y no perdemos el contacto ni un minuto. Los capataces Fernando y Antonio son también una maravilla,  personas que tienen un corazón inmenso y que están ahí para todo. Pero repito, y no me cansaré de decirlo, esto no significa nada si se pierde la noción de lo que verdaderamente importa, y es lo que se lleva encima, el verdadero motivo del  porque estamos allí.

Yo sé que lo mío no es “hobby”, sino un sentimiento. Cada ensayo me da fuerzas para seguir día a día. Pido por mi familia, amigos que pasan momento malos y puedo decir que me ayuda.

Mi primera Estación de Penitencia marcó un punto en mi vida. Me acuerdo que mi madre estaba muy nerviosa.  En mi interior fluían muchos sentimientos, estábamos pasando una mala temporada. Mi mayor ilusión ese Domingo de Ramos, era que mi abuela bajase a verme, pero por problemas de salud me dijo mi madre que sería prácticamente imposible que pudiera bajar. Llegó el día,  estaba muy nervioso me vestí en casa y salí para la Casa Hermandad, no antes de darles dos besos a mi madre y a mi querida abuela. Cuando llegué allí me abracé  con toda la cuadrilla. Sabíamos que era el gran día. Antes de salir de la Casa Hermandad recibí una llamada y era mi madre, mi sorpresa fue cuando me dijo que la calle estaba llena de gente que era imposible encontrar un hueco. Todos esperaban impacientes el momento en el que el Señor de la Humildad y la Virgen del Dulce Nombre salieran a las calles y como todos los años pedirles o agradecerles todo aquello que necesitas o has recibido. Llegó la hora, me metí debajo del Paso y el capataz tocó el martillo. Los cuerpos arriba, y poco a poco fuimos alcanzando el dintel de la puerta. Salimos y el Señor estaba en la calle. Cuál fue mi sorpresa cuando llegamos a la Cuesta de la Trinidad y por un hueco del Paso veo a mi madre llorando a moco tendido, sigo mirando y ahí estaba ella, mi abuela. Había hecho  un gran esfuerzo para verme, ver a su nieto realizando su sueño, un sentimiento, una devoción, devoción que ella también tenía como buena cristiana al igual que yo. Imaginaros como fue mi Estación de Penitencia con el Señor de la Humildad., lo único que quería es que mi abuela se recuperara y que las cosas fueran mejor para todos.

Al año mi abuela falleció, y por eso es muy importante el Domingo de Ramos para mí. No hay un instante que no me acuerde de ella, porque sé que desde un balcón privilegiado del Cielo me estará viendo, y por eso mientras pueda estaré debajo del Señor de la Humildad. No puedo describir con palabras la fuerza que me da estar ahí debajo.

Cuando nos metemos debajo del Paso, somos los pies del Señor que sale a la calle para encontrase con  la gente que lo espera impaciente, es impresionante sentir el calor de las personas que llevan horas esperando en la calle.

Me siento muy afortunado por estar ahí, y colaborar y hacer posible esa manifestación de fe, sino tiramos todos hacia arriba, juntos, a la vez, esto no sería posible. Es impresionante los momentos que se viven, se respira un aroma de confraternización, humildad.  Esto no tendría sentido si ese sentimiento que fluye dentro de mí se quedará solo en esos días de Semana Santa , porque la fe , no es solo cosa de unos días sino de cada minuto de tu vida. Nuestro Cristo y Nuestra Virgen es el Credo de todo creyente.

Una vez escuche un programa y decía: UNA COFRADIA ES EN SEMANA SANTA PERO  UNA HERMANDAD LOS 365 DÍAS DEL AÑO.


No quiero aplausos, no quiero notoriedad, sólo quiero sentir junto a mis hermanos un año más el amor que Cristo nos tiene. Mi sueño no acaba aquí, son muchas las expectativas que tengo y que solo mis hermanos saben y espero y deseo que puedan llegar a realizarse.

19 comentarios:

PEPE LASALA dijo...

Omar amigo, realmente me has emocionado. Es impresionante cómo expresas tu sentimiento, y se nota que sale directamente de tu corazón. Un fuerte abrazo y no cambies nunca. Que tu Señor de la humildad te bendiga.

Perchelero dijo...

Si señor, los sentimientos a flor de piel, y su forma de sentir una cofradia y una aficion única realmente te pellizca en lo más hondo.
Un saludo Omar y como no para vuestro blog PEPE.

Juaninks dijo...

Hijo mío, con estas palabras que nos dejas por aquí YA SABES LO QUE ES SER COSTALERO. Que esa arpillera que llevas sobre tí sea tu penitencia en la Tierra y tu gloria en el Cielo, no olvides nunca lo que significa el costal.

Un abrazo desde Jaén, Omar, y también para todos vosotros, hermanos.

Manuel Almansa dijo...

LOS PIES DE DIOS.
Este es un concepto muy importante y difícil de explicar a quienes no entienden por qué hacemos lo que hacemos. El costalero, junto a todos sus hermanos y hermanas de Cofradía, acerca a Dios y a su bendita Madre, no sólo a quienes lo contemplan a lo largo de su transitar por las calles, sino que lo llevan al centro de cada vida.
La abuela de Omar vivió feliz todos y cada uno de los años en los que su nieto fue costalero, y ahora, en la Gloria, sigue presumiento delante del propio Jesucristo y le dice:" ¡Míralo y cuídale, Jesús mío, que ese hombre que te lleva, sobre los pies, poquito a poco, ¡ese hombre es mi nieto!

Bendito horizonte es de esta fe compartida Omar, y magno blog tertuliano amigo Pepe.

QUERIDOS COFRADES: ¡DISFRUTAD TODOS DE LAS VÍSPERAS!

domingo dijo...

Te ha costado acabarlo Omar, pero es logico; tanto sentimiento no es facil de explicar.
Que el Señor de La Magdalena, te proteja y cuide.
Un beso Omaita.
Domingo.

La pluma viperina dijo...

Soy católico aunque no me gustan nada las procesiones de Semana Santa. Sin embargo, este post me ha parecido muy bonito y sentido y me ayuda a ver vuestra devoción de otra forma distinta.

Maite dijo...

Ole,ole y ole, tienes un corazon mas grande que no te cabe dentro. Puedes estar seguro de que tu abuela estara tan orgullosa de ti como lo estamos todos nosotros,te quiero un monton
tu mami trianera

Edit dijo...

Me has transmitido toda tu pasión y tu amor a Cristo y a la Virgen, con tus palabras, en este muro tan conmovedor.
Gracias por invitarme a leerlo, me has enseñado ese hermoso camino de comunión especial que tienes con Cristo y tu hermandad.
Pensaré en Ti y toda tu comunidad, cada vez que esté un una procesión, en esta tierra mía.
Te dejo mi cariño y te tendré en mis oraciones.

Maria del Rayo dijo...

Omar, que el Señor de la Humildad siga siendo tu modelo único.
Me ha impresionado mucho tu escrito.
Desde Monterrey, México mis felicitaciones, con jovenes como tu claro que cambia el mundo.
Dios te ama!!

Anónimo dijo...

Muchas gracias hermanos. La verdad que al leer vuestros comentarios un cosquilleo me ha entrado por dentro de mi corazón. Son palabras y comentarios muy emotivos y que han llegado al fondo de mi corazón. Cada palabra y cada frase la llevaré siempre dentro de mí. Y cada vez que este debajo del Señor de la Humildad me acordaré y pediré por ustedes también. He de decir que con gente como vosotros también se aprende y mucho.
Es mucho lo que podría estar agradeciendo a todos y me quedaría corto.
Muchas gracias Manuel por esa frase tan bonita. Puedo decirte que cuando la ha leído mi madre un brillo he notado en sus ojos como ese brillo que noto cada Domingo de Ramos.
Un abrazo muy grande para ellos. Y un beso para ellas.
Simplemente MUCHAS GRACIAS.
Omar Millastre.

Estrella del Mar dijo...

Hola, Pepe, muy buenos dias, paso por tu blog para dejarte mis saludos,
y bueno me encuentro con una maravilla de blog unas imagenes preciosas y tiernas,
me ha encatando, te felicito amigo.
ah, y tienes razón cuando se tiene un deseo hay que luchar para conseguirlo, el tuyo era meterte debajo del paso y lo conseguistes me alegro mucho mis felicitaciones.
Abrazos, una Lola.

PEPE LASALA dijo...

Muchas gracias Lola, aunque el que ha escrito este compendio de sentimientos maravillosos no soy yo, sino uno de los jóvenes de nuestra tertulia, Omar Millastre, que con tan sólo 18 primaveras tiene que enseñarnos a todos mucho sobre el sentimiento a Jesús y a María. Un abrazo amiga.

lourdes dijo...

Gracias por este compartir vida que DIOS TE GUARDE Y TE BENDIGA no queria dejar pasar el dia sin desarle un Feliz dia en el ESPÍRITU SANTO que ÉL le habite y le llene de su dones muy unidos en oración y un abrazo en CRISTO JESÚS

Antonio dijo...

Precioso testimonio, Omar, me ha encantado: lleno de sinceridad y de una fe muy profunda. Estoy muy orgulloso de tí y de que seamos amigos.
Un abrazo muy fuerte
Antonio

Rafa dijo...

Espero que pasaran feliz día de Pentecostés. Un fuerte abrazo, con cariño,
Rafa

Marina-Emer dijo...

Costaleros guapisimos¡¡¡¡¡
es un placer entrar a veros en estas fotos maravillosas.besos
Marina

Daniel dijo...

Hace días me llego un correo que decía que en el blog avía una nueva entrada yo sabia que era la de mi hermano y amigo en cuanto vi el correo fui directo a leer las palabras de mi hermano y no pude por que con las dos primeras lineas ya me emocione una semana mas tarde y entre lagrimas e conseguido leerlo gracias hermano por tus palabras por tus sentimientos y por todos los momentos que vivimos juntos espero que el año que viene podamos vivir esto juntos un momento mas mi primer Domingo de Ramos el cual llevo esperando años como tu sabes y vivir esa experiencia debajo de nuestro cristo y juntos seria una gran ilusión gracias por todo hermano.

lourdes dijo...

¡HOLA! PEPE todos somos ese sueño de Dios inacabado DIos tiene su momento para cada uno de nosotros lo que importa es hacer ese sueño realidad muy unidos en oración y un abrazo

icue dijo...

Como buen cartagenero que soy, llevo la semana santa muy dentro de mi, por eso hoy al veros se remueven en mi recuerdos entrañables de mis años de juventud, seguir este camino que tanto nos acerca a Dios, ahora que tantos le dan la espalda, enhorabuena por esta gran iniciativa, desde hoy me convierto en seguidor vuestro
Un fuerte abrazo