jueves, 27 de septiembre de 2012

DE TERTULIA ENTRE AMIGOS. Domingo Figueras.


Antes de comenzar la entrada de hoy, queremos deciros que, durante unos días, y debido a las Fiestas en honor a Nuestra Señora del Pilar, nos ausentaremos de nuestro espacio cofrade. Por tanto, en los dos próximos fines de semana, no publicaremos las entradas correspondientes, las cuáles os mostraremos con posterioridad.

Y ahora sí, pasamos a enseñaros la entrada de hoy, en la cuál conoceremos a otro de los miembros de nuestra Tertulia . En este caso, nos abre sus puertas un gran cofrade de los de toda la vida, cristiano ejemplar, excelente persona, y con un corazón que no le cabe en el pecho. Hoy hablamos con Domingo Figueras Gil.




Nombre.
Domingo Figueras Gil

¿A qué Hermandades perteneces?
A tres;  a la Hermandad de San Joaquín y de la Virgen de los Dolores de Zaragoza, a la Hermandad de Jesús de la Humildad y María Santísima del Dulce Nombre, también de Zaragoza  y  a la Hermandad del Santísimo Cristo de las Tres Caídas y  Nuestra Señora de la Esperanza de Triana, Sevilla.




Stmo. Cristo de las Tres Caídas (Triana-Sevilla)


Una razón o más por las que eres cofrade.
Mi primer motivo con apenas 10 años, es familiar, mi padre lo era y nos lo hizo llegar y sentir a hijos y nietos, fue algo que vivíamos en casa. Creces, sientes, ves y crees. Los motivos familiares pasan a ser creencias y vivencias en la Fe que evolucionan para cada uno en el seno de las hermandades.


El padre y el hijo de Domingo un Viernes Santo en Zaragoza



Un rincón especial para ti en Semana Santa.
Uno imposible, varios. En Zaragoza sin duda la Iglesia de Santa Isabel y plaza San Cayetano, los aledaños de la Catedral de La Seo, la calle Doctor Palomar, así como la Plaza del Pilar, donde junto a un grupo de Hermanos y Amigos, he vivido mis mejores momentos cofrades en Zaragoza.
En Sevilla, de lo poco que de momento he vivido y conozco, Puente del Altozano y salida de Catedral, sin duda alguna la Capilla de Los Marineros, la incorporación a la Estación de Penitencia en la calle Pureza y el final de la misma en la Capilla cantando La Salve y cualquier callejuela donde se respira devoción popular.



Pza. de San Cayetano en Zaragoza


Calle Doctor Palomar un Domingo de Ramos. (Zaragoza)


La Virgen de la Amargura Saliendo de la Catedral. (Sevilla)


Domingo durante la Estación de Penitencia



A la hora de ver Cofradías, ¿prefieres quedarte en un sitio fijo a esperarlas o por el contrario te gusta ir a buscarlas?
Me gusta callejear y aunque a algunas las espero en un punto determinado que me pueda gustar más, suelo ir al encuentro de los desfiles procesionales.



Callejeando por Sevilla



¿Qué no te perderías?
La Cofradía de la Entrada de Jesus en Jerusalén, Domingo de Ramos, cuando estoy en Zaragoza, comienza la Semana Santa. Procesión de la Hermandad de la Humildad y María Santísima del Dulce Nombre, sevillanía por las calles de Zaragoza, participando en ella como auxiliar de los capataces.
En Sevilla El  Cachorro, viendo su rostro iluminado por el sol; besamanos del Gran Poder; visitar a mis Titulares en la Capilla de los Marineros y cientos de momentos espontáneos e inesperados en los que sientes “un pellizco” y que en ocasiones son inexplicables.



La Entrada de Jesús en Jerusalén (Zaragoza)


Tocando “el martillo” en la Cofradía de La Humildad de Zaragoza


Stmo. Cristo de la Expiración "El Cachorro de Triana" (Sevilla)


Delante de su Esperanza de Triana con familiares y amigos



¿Con la salida de qué Cofradía te quedas?
Como he dicho antes, salida de la Entrada de Jesus en Jerusalén de Zaragoza, espero poder volver a ver la de la Hermandad del Silencio de Sevilla y sin duda me impresiono la salida del Santísimo Cristo de la Expiración, El Cachorro.

¿Y con qué entrada?
Entrada de la Cofradía de La Columna, del Cristo del Amor Fraterno de la Cofradía de la Eucaristía, ambas de Zaragoza y me impactó sobremanera la entrada de la Hermandad del Museo de Sevilla.



Cristo del Amor Fraterno de Zaragoza


Virgen de Las Aguas de la Hdad. Del Museo de Sevilla



No entiendes la Semana Santa sin…
Sin familia y sin amigos. Son los que te hacen vivir de forma aun mas especial esos momentos de recogimiento, de emoción, de oración; también los momentos de convivencia y descanso en esos días de Semana Santa, donde una buena mesa también une y hace hermandad y amistad.



Con su mujer Maite antes de asistir a la Estación de Penitencia en Sevilla


Con su mujer e hijos delante de la Virgen de los Dolores (Zaragoza)


En el Puente de Triana (Sevilla) con su familia y amigos



Qué te consideras más ¿Cristífero o Mariano?
Totalmente Mariano; Pilarista de nacimiento y en mis hermandades devoción a la Virgen de los Dolores, a Maria Santísima del Dulce Nombre y a Nuestra Señora de la Esperanza de Triana.



Virgen de los Dolores (Zaragoza)


María Stma. Del Dulce Nombre (Zaragoza)



Ntra. Señora de la Esperanza (Triana-Sevilla)



Además de las Imágenes devocionales de tu Hermandad, ¿qué otras advocaciones te gustan de una forma especial?
Santísimo Cristo de la Cama, Nuestro Padre Jesus Nazareno y Virgen del Rosario y la Virgen de la Soledad del escultor Palau de Zaragoza.
De la Semana Santa sevillana me quedé prendado de El Cachorro y de Jesus del Gran Poder, pues lo que transmiten es inexplicable. Asimismo el Misterio de Santa Marta, me transmite algo más que advocación propiamente dicha, me causa escalofríos el realismo de las Imágenes, la dureza y dulzura del momento bíblico.



Stmo. Cristo de la Cama (Zaragoza)



Prefieres las Procesiones, ¿de día o de noche?
Evidentemente procesiones alegres como la Entrada de Jesus en Jerusalén y La Borriquita, de día. Para el resto, prefiero la noche.



Jesús Nazareno (Zaragoza)


El Cachorro (Triana-Sevilla)


Jesús del Gran Poder (Sevilla)




Misterio del Traslado al Sepulcro, Hdad. de Sta. Marta (Sevilla)



Procesión de noche en Zaragoza



Si tuvieses que asistir a una Semana Santa que no fuese la de Sevilla ni la de Zaragoza, ¿dónde irías?
Me gustarla conocer la de Castilla con su sobriedad y seriedad; la de la zona de Murcia con su luminosidad; pienso que son dos formas totalmente diferentes de lo que conozco hasta ahora, pero que por lo que me han contado, también transmiten devoción, ilusión y Fe.

Tanto las Procesiones como las propias Cofradías, aun manteniendo la misma esencia, han ido evolucionando a lo largo de los siglos, ¿cómo te imaginas la Semana Santa dentro de… doscientos años?
La verdad, no me la imagino; sólo espero que con la misma espiritualidad, devoción y fervor que el de hoy en día.

Un aroma de la Semana Santa que te guste.
El de las flores de los Pasos, especialmente el aroma a rosas. El olor a azahar de las calles y plazas sevillanas y por supuesto el olor por excelencia del incienso.

Y si hablamos de olor, no nos vamos a quedar sin el sabor, así que… ¿qué te gusta comer en Semana Santa y dónde?
Una buenas torrijas caseras de madre o suegra cuando meriendas antes de salir a ver procesiones; unos huevos republicanos comiendo el Jueves Santo en Zaragoza; una buena pavía de bacalao el Miércoles Santo después de ver La Piedad del Baratillo, un buen merengue en La Campana esperando los últimos cortejos procesionales, y no pararía.



Comiéndose un buen merengue en la confitería “La Campana



Y ya para terminar, y puesto que estamos entre tertulianos, ¿qué es lo que más te gusta de nuestra Tertulia?
La base sobre la que esta fundada, AMISTAD, de antiguos amigos que con la Semana Santa como nexo común han vuelto a vivir una vida juntos. Pero dentro de esta vida juntos, sabemos discutir, cambiar opiniones, abrir polémicas sanas, etc... También me gusta el que no deseamos llegar mas allá de donde estamos, ni creernos nada especial; que lo tenemos todos claro. Que no es un grupo cerrado y a aquellos que se han acercado a nosotros les gusta y repiten; por algo será. Y por supuesto me gusta la juventud que se ha unido a la Tertulia, son nuestro futuro como cristianos y cofrades.



Varios miembros de la Tertulia

jueves, 20 de septiembre de 2012

UN BARRIO PARA UNA PARROQUIA: SAN MIGUEL. Pepe Lasala.


Entramos en el último tercio del mes de Septiembre, es ya tiempo de vendimia, y con ésta vendrá un día grande para los católicos, el día 29, pues conmemoraremos la festividad de San Miguel, San Rafael y San Gabriel, nuestros Santos Arcángeles. Por lo tanto, como un servidor está vinculado a San Miguel a través de la Parroquia que lleva su nombre en Zaragoza, me gustaría comenzar a prepararnos para recibir dicha festividad junto a vosotros realizando una visita a esta Iglesia a la que tanto cariño profeso.



Por otro lado, y evidentemente con mucha menos relevancia que lo anterior, en la Tertulia estamos de aniversario, ya que el blog cumple su segundo año de vida, y como ha salido un día espléndido, queremos celebrarlo dando todos juntos un paseo por los alrededores de la Parroquia para que conozcáis su entorno. Así que, si os parece, vamos a ir terminando de tomarnos el café y el zumo del desayuno para ponernos en marcha.

La Iglesia, está situada en pleno corazón de la ciudad, concretamente en la Plaza de San Miguel, donde calles como Heroísmo, Asalto, Reconquista, Mateo Flandro, algún tramo del Coso Bajo, o la propia calle San Miguel, conforman parte de la feligresía de esta Parroquia situada junto a la puerta por donde entró el General Espartero en su visita a Zaragoza, la Puerta del Duque de la Victoria, demolida en 1.919 y de la que tenemos, a modo de recordatorio, un bonito mural. 




Hay quienes consideran esta zona como parte del centro de la ciudad, y razón no les falta, pero yo la tengo en cuenta más bien como un barrio ubicado en pleno casco histórico, y por este motivo, cuando hablo del sitio en el que vivo, siempre me refiero a él como “El Barrio de San Miguel”, mi barrio. Y es que un barrio es un lugar donde sus vecinos forman una gran familia, donde el aroma que se percibe es diferente al del resto de la ciudad, donde el frescor de las amanecidas  nos da los buenos días cada mañana, donde la campana de la torre nos recuerda cada Domingo que la Misa está a punto de comenzar, donde sus casas conservan esa magia que el paso de los años les ha regalado, donde sus bares y comercios siguen gozando de esas entrañables tertulias en las que te queda el buen sabor de boca de haber arreglado el mundo, y donde la buena gente te saluda al pasar mientras te pregunta ¿cómo te va la vida?. Todo esto que os cuento lo vais a poder comprobar mientras continuamos con nuestro paseo, ya que nos iremos encontrando a algunos amigos a quienes, por supuesto, os voy a presentar.

Con una bonitas vistas a la torre de la Iglesia, nos encontramos con el Estanco Espartero, famoso en el mundo entero por la sonrisa y el cariño con los que Maite nos atiende cada vez que pasamos por allí.




La Charcutería José Antonio, donde siempre podemos encontrar, además de muy buen género, la amabilidad de su propietario acompañada de buena conversación y de la mejor morcilla que he probado nunca.




Ahora, pasamos justo por el establecimiento más antiguo del barrio, El Chiringuito, una taberna a las que yo denomino “de las de toda la vida”. Aquí, Manolo “El Figura”, nos presenta los dos record mundiales que posee en el Libro Guiness. Uno de ellos, de billetes de autobús y de tranvía con numeración capicúa. El otro, más curioso si cabe, de besos de mujer…; sí, sí, habéis oído bien, de besos de mujer. Y es que, a todas las féminas que allí entran, Manolo les pide dos besos en las mejillas, y les muestra un libro en el que ellas le brindan una dedicatoria firmada y fechada. Cada cierto tiempo, nuestro amigo lleva su libro ante un Notario, el cuál realiza el recuento de los nuevos besos, levantando acta y enviándola al registro del Libro Guiness. Como su propio apodo indica… es todo un figura.




Justo en la plaza, se encuentra el Asador San Miguel. Un lugar con más de cincuenta años en el barrio, donde al pasar por la puerta, el buen aroma del asado hace que nos adentremos en él. Allí nos encontramos con Pachi, quien nos atiende sonriente y nos orienta muy bien sobre las viandas a escoger. Este local, se encuentra en los bajos de la casa en la que, durante unos años, vivió el pintor Francisco de Goya. Añadir como curiosidad que los padres del artista (él, maestro dorador), se casaron en la Iglesia de San Miguel, de donde sus abuelos maternos eran parroquianos durante las largas temporadas que pasaban en Zaragoza.




Seguimos caminando y nos encontramos con el bar-restaurante El Pequeño Cascanueces, un lugar con mucho encanto donde se disfruta de la buena comida casera y de la gracia y el salero con los que Nacho siempre nos recibe.




Hemos paseado ya por varias calles del barrio, conociendo alguno de sus rincones e incluso a sus gentes, así que ahora, vamos a dirigirnos al centro neurálgico, la Iglesia. Una Parroquia llena de vida donde se desarrollan multitud de actividades, desde grupos de liturgia, catequesis para todas las edades, o el coro, pasando por jornadas de recogida de alimentos, visita a enfermos y personas de la tercera edad, hasta el club de tiempo libre o excursiones. En cuanto al Templo, si os parece, vamos a verlo primero desde fuera, ya que merece la pena lanzar la mirada hacia arriba para contemplar su señorío. Fijaros bien en esa torre mudéjar; desde ella, cada noche a las diez en punto se lanzan treinta y tres campanadas, algo que se viene haciendo desde el siglo XVI, aunque con algún paréntesis durante la Guerra de la Independencia. Es lo que se llama la “Campana de los Perdidos”, pues servía para que quienes se encontraban en los campos extramuros, se guiasen por el sonido para regresar a la ciudad, puesto que en ocasiones resultaba complicado por las nieblas y la falta de iluminación. Escucharla en la actualidad cada noche con los ojos cerrados, aporta el placer de transportarse a otro tiempo.




Ya estamos en la puerta, aquí me traían muchas veces mis padres cuando era niño, en esta plaza jugaba con las palomas, aquellas que eran las abuelas de las que hoy se pasean por el alféizar de mi casa. Era una tradición en mi familia, por encima de todo, acudir a esta puerta el Domingo de Ramos por la tarde. Aquí habita la Imagen de Jesús Nazareno, un Cautivo del tipo de Medinaceli con gran devoción popular entre los zaragozanos y que pertenece a la Real Muy Ilustre y Antiquísima Cofradía de la Esclavitud de Jesús Nazareno y Conversión de Santa María Magdalena, cuyo Misterio, el de la Conversión de María Magdalena, también podremos contemplar cuando pasemos al interior del Templo. A día de hoy, aquí participo en la Eucaristía dominical, aquí está mi lugar de encuentro diario con Él tras salir del trabajo, aquí le rezo, le cuento mis cosas, me siento junto a Él, y aunque a veces pienso que me va a soltar un “déjame descansar un poquito, hombre”, siempre se queda escuchándome… Son momentos muy especiales, que hoy quiero compartir con vosotros. Pasad conmigo.




Son ya casi las diez de la noche, está anocheciendo y estamos todos un poquito cansados, así que deberíamos de irnos a descansar. Pero antes, quiero daros las gracias por acompañarme en este paseo por mi barrio y por mi parroquia…, por el mundo que me rodea. Espero que hayáis disfrutado como yo lo he hecho.

Escuchad…, están sonando las treinta y tres campanadas desde lo alto de la torre.